viernes, 11 de diciembre de 2009

Bolivia clama contra el cambio climático

Hubo una protesta en La Paz y desde Copenhague, un activista nacional, narró el drama de las inundaciones

La Paz y Copenhague/EFE
El Gobierno clamó ayer contra el cambio climático aprovechando la celebración de la cumbre en Copenhague y lamentó que el efecto invernadero está provocando la pérdida de los nevados del país.

El canciller David Choquehuanca dijo en un encuentro con los embajadores en La Paz que la reunión en la Capital danesa es una "oportunidad para debatir por la vida, por la humanidad y sobre la vida del planeta".

"No podemos seguir haciendo lo mismo en términos de desarrollo e industrialización a riesgo de acabar con nuestra especie (...).

Aunque los países culpables reduzcan al cien por cien sus emisiones de gases de efecto invernadero nosotros ya no podremos recuperar ni el 50 por ciento de nuestros nevados", lamentó Choquehuanca.

El Canciller explicó que la propuesta nacional en la cumbre estará basada en la declaración sobre los derechos de la Madre Tierra, y dijo que espera contar con "el apoyo de toda la Comunidad Internacional".

PROTESTA

Aprovechando este contexto, la Fundación Solón organizó ayer un acto de protesta por el cambio climático y por la pérdida de glaciares representativos de Bolivia por los efectos de los gases de efecto invernadero.

El director de proyectos de esta fundación, Pablo Bustillos, dijo que los países ricos no "están asumiendo compromisos responsables" para bajar sus emisiones, lo que supone "una burla" para los países pobres y "una amenaza a la seguridad planetaria".

"Estamos frente a un riesgo en el que los países pobres del sur somos altamente vulnerables a los efectos del cambio climático", explicó Bustillos.

El representante de la Fundación Solón recordó que el nevado de Chacaltaya, en el que se encontraba la pista de esquí más alta del mundo, desapareció por el cambio climático, y en los próximos "20 ó 30 años" puede pasar lo mismo con el Illimani, "un emblema de la ciudad de La Paz.

DRAMA POR INUNDACIONES

"Sin llover, vimos cómo se inundaban nuestras casas sin poder hacer nada", explicó ayer Darwin Peña, de 17 años, uno de los jóvenes activistas a los que Unicef ha invitado a la Cumbre de la ONU del Cambio Climático de Copenhague.

Peña, vicepresidente del grupo ecológico "Ecoclubes", con sede en Beni, advirtió que el cambio climático está provocando el deshielo de la Cordillera

Andina, cuya nieve derretida inunda dramáticamente su región.

"Se llenaban las casa de agua y teníamos que sacar nuestras cosas", explicó Peña, para añadir que cuando no sufren inundaciones "soportamos fuertes sequías".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada