miércoles, 25 de noviembre de 2009

Dupla chuquisaqueña regala medalla de oro


Sucre / CORREO DEL SUR

El reto era difícil. Las chuquisaqueñas Mayra Coll y Amalia Calvo tenían que esforzarse al máximo para romper la hegemonía venezolana. Se enfrentaban nada menos que a Frankeline Rodríguez -con una nueva pareja-, quien hace cuatro años les había negado la posibilidad de siquiera acariciar el oro. Por eso, la contienda traía una triple carga de emociones, no sólo porque se concretaba la anhelada revancha, sino porque las bolivianas nuevamente tenían la medalla dorada al alcance de sus manos y, sobre todo, porque el oro se lo jugaba en casa, ante ese público que las vio crecer en el deporte.

El reloj daba las 15:00 y el público ya había roto taquilla en la cancha de Beach Voley del Complejo Garcilazo. El partido inició con mayor presión para las anfitrionas, tal vez por eso les fue difícil hacer pie en la arena. Las venezolanas hicieron gala de la combinación de experiencia y juventud que presentaron con Rodríguez y Willmerys Muñoz, y se apoderaron del primer set por 21-15 en 25 minutos de juego.

Al inicio del segundo set, fue decisiva la participación del público que alentó a las bolivianas desde las graderías, desde la calle y desde los edificios contiguos. El juego marcó parejo hasta el punto 8; Muñoz empezó a mostrar imprecisiones aunque las bolivianas no aprovechaban los vacíos que les dejaban. La defensora del oro bolivariano, Rodríguez, empezó a molestarse con su pareja; del otro lado, Coll se mostraba muy insegura. Tuvo que ser la veterana en lides bolivarianas, Calvo, la que se pusiera al equipo nacional al hombro. Y así lo hizo; vio que el kit del asunto no consistía en intentar meter remates francos, sino aprovechar la débil marca de las venezolanas y colocar balones. Tras 20 minutos de vibrante juego, las locales empataron el partido con un parcial de 21-14 a su favor.

El set de desempate fue emocionante con unas graderías a punto de desbordarse y una dupla venezolana que se aferraba a conservar el oro. Pero la experiencia de Frankeline no fue acompañada por su pareja; la explosividad de Muñoz no fue suficiente. Y para peor, Calvo le pegó dos furibundos remates que la dejaron abatida. Coll continuó fallando mates, pero se mostró sólida en la recepción y el servicio. Cuando a Calvo le tocó nuevamente ir al mate, se acabó la historia. En el último punto, acomodó un balón que Frankeline estuvo a punto de salvar, pero le salió demasiado largo. El resultado final, fue 15-12 a favor de las chuquisaqueñas. De ahí en más, la fiesta de desató con un público enardecido que no paró de premiar con aplausos a sus consentidas.

SUS FRASES

Amalia Calvo * Bolivia-ORO: - No hay palabras, una alegría muy grande. Hemos dado todo de nosotras, hemos dejado todo en la cancha para este resultado, gracias a Dios las cosas se dieron y el oro se quedó para Bolivia.

- Hace 8 años que jugamos juntas, el pueblo de Chuquisaca siempre nos ha apoyado, esta medalla va dedicada para todos ellos, mi familia, pero también para toda Bolivia.

- Ahora tenemos un campeonato sudamericano en Uruguay, la primera semana de diciembre, los Juegos de los deportes de arena. Con este Bolivariano y con esta medalla de oro me despido del Beach Voley. Ya tengo 34 años, hace más de 10 años que juego este deporte. En Bolivarianos empecé con el Beach Voley el 97 en Arequipa; luego, en 2001, en Ecuador, con Fabiola Martínez, donde perdimos el oro y sacamos plata. El último Bolivariano (Colombia 2004) con Mayra también obtuvimos plata. Y, ahora, la tercera fue la vencida, trabajamos en todos los aspectos, nos hemos sacrificado bastante y ahora a disfrutar.

Mayra Coll * Bolivia-ORO: - Venezuela tenía una hegemonía de muchos años que se quedó con el oro. Hace cuatro años peleamos el oro, pero nos quedamos con la plata; es una revancha en el mejor momento, en nuestra casa, en Sucre, en nuestra Bolivia.

- Estábamos conformes con el rendimiento, pero no quisimos sólo entrar a la cancha y colgarnos la medalla de plata; teniendo la oportunidad en nuestra casa, queríamos luchar para tener el oro con nosotros, gracias a Dios y al esfuerzo que pusimos, se nos dio.

- Es una revancha porque hace cuatro años Frankeline Rodríguez, la más experimentada en su dupla, ya nos había ganado la medalla de oro en Pereira.

- Creo que después de esto habrá que enfriar un poco las neuronas y pensar ya qué hacer de mi vida, tengo 30 años y me voy a dedicar a mi profesión, soy licenciada en Administración de Empresas y una Maestría en Alta Gerencia. Concluye una etapa importante en mi vida y mi carrera deportiva.

IR A CORREO DEL SUR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada